Utilice nuestro BUZON DE SUGERENCIAS para mejorar el servicio ofrecido por este Consulado General

Historia del Consulado General

Relaciones Venezuela - Sur de Italia desde el nombramento del primer Cónsul de Venezuela en el Reino de las Dos Sicilias en 1.856. Lista cronológica de Cónsules, Cónsules Generales y Encargado a.i. de la República en Nápoles.

Downloads de Videos y mucho mas !

Downloads

Solicite CD-ROM  sobre Venezuela !

CD-ROM

 

 

                                    

 

   FRANCISCO DE MIRANDA
EL PRECURSOR DE LA LIBERTAD AMERICANA

“Este quijote, que no está loco, tiene fuego sagrado en el alma”
Napoleón Bonaparte

Maylyn López._ cnp

En el marco del Bicentenario de la Expedición Revolucionaria encabezada por Francisco de Miranda, Venezuela rinde tributo a uno de los personajes más importantes de la historia independentista, al hombre que luchó incansablemente por la dignidad y la libertad del pueblo americano, decretando el 2006 como “Año Bicenterario del Juramento del Generalísimo Francisco de Miranda y de la participación protagónica y del poder popular”, a través de diversas actividades organizadas por el Ministerio de la Cultura de la República Bolivariana de Venezuela, tanto en territorio venezolano, como en aquéllos países donde Miranda dejó su huella indeleble en pro de la independencia de los pueblos del mundo.

Más allá de que su nombre aparezca en el Arco del Triunfo y de que su retrato se encuentre en la Galería de los Personajes en el Palacio Versalles, Francisco de Miranda es considerado el héroe de la libertad de las colonias hispánicas de América. Dio a Venezuela la bandera, estampó su firma en el Acta de la Independencia e inspiró con su ideario la más bella estrofa del himno nacional...”unida con lazos que el cielo formó, la América toda existe en nación...” No sin razón, Simón Bolívar, recordando al héroe de su juventud, lo calificó como el más ilustre de los colombianos.

Francisco de Miranda, Precursor de la Independencia del contienente americano y héroe de la Revolución Francesa, nació en Caracas el 28 de marzo de 1750, hijo de don Sebastián de Miranda y Ravelo, de origen canario, y de la caraqueña doña Francisca Antonia Rodríguez Espinoza. En 1769 el padre de Miranda (comerciante de lienzos) es nombrado por el gobierno español Capitán de la Sexta Compañía, nombramiento por el cual tuvo que luchar puesto que muchos españoles decían que no era más que un mulato, indigno de tal posición.

Esta situación templó el carácter del pequeño Francisco y lo preparó para su futura participación en el establecimiento de un sistema republicano, democrático e igualitario que pronto se lograría con la Revolución de los Estados Unidos, con la Revolución Francesa y con la Revolución de Independencia de Venezuela y los países suramericanos.

Miranda cursa contemporaneamente estudios de latín, retórica, teología, matemáticas, música, filosofía y derecho. Luego de finalizar su bachillerato, viaja a España para completar y enriquecer su formación. Llega a Cádiz. Luego pasa a Madrid donde obtiene un cargo como Capitán de las Milicias españolas. Pelea contra los moros en Argel y en Marruecos y luego, bajo las órdenes de Juan Manuel Cagijal, pelea a favor de la independencia norteamericana. Se destaca en Pensacola (USA), donde por primera vez concibe la idea de una gran patria libre para Hispanoamérica a la que llamaría poco después Colombia o Colombeia. Recorre La Florida y el Golfo de México. Estudia el proceso norteaméricano y frecuenta prominentes ciudadanos como Washington, Jefferson y Hamilton.

Luego de año y medio en Norteamérica se ve imposibilitado de regresar a España (se le considera un traidor) y en 1785 llega a Inglaterra, siempre con el propósito de conseguir ayuda para sus proyectos independentistas. Fue el primero en presentar a los gobernantes ingleses en 1790, un visionario proyecto para construir el Canal de Panamá (sustentado en planos y estudios sobre el mismo); lo que 130 años más tarde sirvió de aval a Estados Unidos para construirlo.

Durante cuatro años (1785-1789) emprende un largo viaje a través de Europa. Se dedica a perfeccionar su cultura, dominando seis idiomas y traduciendo latín y griego. Visita parte de Holanda, Prusia, casi toda Italia, Alemania, Francia, Suiza, Bélgica y Grecia. Pasa al Asia Menor y al Imperio Turco. En Kiev es presentado a Catalina de Rusia, convirtiéndose en uno de sus predilectos y permitiéndole el uso del uniforme del ejército ruso. En este período el gobierno de Madrid hace vigilar a Miranda, preparando su extradición.

En 1789 regresa a Londres donde reanuda conversaciones con el primer ministro William Pitt, sobre la proyectada emnacipación de Hispanoamérica, pero, la indiferencia de éste (debido a las amenazas revolucionarias que despiertan en Francia) obligan a Miranda a buscar nuevos horizontes.

En 1792 llega a París. Es aceptado por el Ejército Francés y nombrado Mariscal de Campo y Combate del Ejército Revolucionario, cargo que acepta para promover la causa independentista hispanoamericana. Los girondinos dominan la Asamblea. Bajo el mando de Dumouriez, participa con éxito en las batallas de Briquenay, Amberes, Valmy. En Maestricht son derrotadas las tropas republicanas, caen sospechas sobre Miranda, pues Dumouriez, se pasa al bando austríaco. Debe responder ante los Comités de Guerra y Marina. Es absuelto. Los girondinos pierden el dominio de la convención. Miranda es puesto preso de nuevo. Luego de año y medio de presidio, Miranda recobra su libertad.

No obstante, los hechos dan un giro inesperado cuando la rivalidad entre girondinos y jacobinos lo llevan al Tribunal Revolucionario ante el cual hace una magistral defensa que le permite evitar la guillotina y ser liberado el 3 de enero de 1795.

El 15 de enero de 1795 regresa a Londres, donde reanuda sus gestiones con el primer ministro Pitt y el gabinete británico. En 1802 funda en su residencia en Londres “La Gran Reunión Americana”, movimiento para fortalecer las luchas emancipadoras de América, y en esta especie de red conspirativa, sus protagonistas, con Miranda a la cabeza establecieron un juramento que marcaba el rumbo de los cambios que preconizaban para las naciones americanas “nunca reconoceremos por gobierno legítimo de nuestra patria, sino aquel que sea elegido por la libre y espontánea voluntad del pueblo; y siendo el sistema republicano el más adaptable al gobierno de las Américas, propondremos por cuantos medios estén a nuestro alcance a que los pueblos se decidan por él”.

Al no concretarse ni la ayuda británica ni la norteamericana Miranda parte hacia Nueva York desde donde emprende una expedición hacia Haití en 1806, sobre el Leander. El 12 de marzo de ese mismo año es creada por Miranda la bandera tricolor (amarillo, azul y rojo). Desembarca en la Vela de Coro (Venezuela) el 3 de agosto de 1806, toma el fortín e iza la bandera, lo cual hace también en la ciudad de Coro, pero no recibe el apoyo de los pobladores, retirándose ante las amenazas realistas y regresando a Londres. Triunfador militar en tres continentes, fracasa en el intento de llevar la libertad a una población, todavía carente de conciencia política; Venezuela, la patria que lo vió nacer.

Regresa a Londres y funda el periódico El Colombiano, dedicado a la edición de textos propagandísticos de la Independencia. En julio de ese mismo año llegan a Londres los comisionados de la Junta Suprema de Gobierno de Caracas formada por Andrés Bello, Simón Bolívar y Luis López Méndez. Luego de estos encuentros, Miranda decide regresar a Venezuela. El 10 de diciembre de 1810 llega a la Guaira. Impulsa la instalación de la Sociedad Patriótica y en 1811 se incorpora al Congreso Constituyente. Sostiene la necesidad de declarar la independencia definitiva, lo que se realiza el 5 de julio de 1811, adoptándose como bandera nacional la traída por Miranda.

A raíz de la derrota de Bolívar en manos de Monteverde, Miranda comenzará una serie de negociaciones con los realistas, que concluirán con la Capitulación de San Mateo el 25 de julio de 1812 y la pérdida de la Primera República. El fracaso del primer intento de independencia hacen renunciar a Miranda a su cargo de General en Jefe de Tierra y Mar de la Confederación de Venezuela.

Cuando se preparaba para embarcarse rumbo a Curazao un grupo de civiles y militares (entre los que se encontraba Bolívar) lo acusan de traición. Poco después las fuerzas realistas se apoderan de él y permanece preso en Venezuela, y luego pasa a Puerto Rico. A principios de enero de 1813 es llevado a España, donde muere el 14 de julio de 1816 en el arsenal de La Carraca.

Miranda una vez señaló “la patria es querida, pero más querida es la libertad” y “seremos hombres, seremos libres, seremos nación, alegando que no podría existir patria si sus habitantes no eran libres y más aún si estos no gozaban los derechos mínimos indispensables como a la vida, la igualdad y a la educación, y que sólo de este modo sería posible construir una nación, una república.

Miranda legó a la posteridad un extenso archivo de documentos, cartas e impresiones que han contribuido a conocer su visión de los acontecimientos que le tocó presenciar, así como aspectos del mundo y la sociedad de la época. Sus archivos reposan en la sede del Academia Nacional de la Historia en Caracas. Lamentablemente sus restos aún no han sido encontrados... Francisco de Miranda, el más universal de los venezolanos, será siempre recordado por todas aquéllas naciones a las cuales dedicó su lucha por la libertad.

 

   

 

 

 

 

 

 

 


Residencia de Miranda

Londres


Clásicos griegos de Miranda


Miranda en la prisión de La Carraca antes de su muerte

 
                                       Copyright ® - www.consulvenenap.org - 2.003
      Graphic Design - Napoli - ITALY